Llámanos: (+34) 91 781 11 73

Malnutrición a nivel mundial

La malnutrición es el estado que aparece como resultado de una dieta desequilibrada, en la cual hay nutrientes que faltan o se toman en exceso, o cuya ingesta se da en la proporción errónea.

El hambre y una nutrición inapropiada contribuyen a la muerte prematura de las madres, lactantes y niños pequeños, y al desarrollo físico y cerebral deficiente en los jóvenes. Al mismo tiempo, las tasas mundiales crecientes de sobrepeso y obesidad están relacionadas con el aumento en las enfermedades crónicas como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, todas ellas afecciones que ponen en peligro la vida y son muy difíciles de tratar en lugares con limitados recursos y con unos sistemas de salud que ya están sobrecargados, según la OMS.

Por un lado, la DESNUTRICIÓN es la enfermedad provocada por el insuficiente aporte de combustibles (hidratos de carbono – grasas) y proteínas. Según UNICEF, la desnutrición es la principal causa de muerte de lactantes y niños pequeños en países en desarrollo. Afecta principalmente a niños, niñas, mujeres en edad reproductiva y ancianos. La prevención es una prioridad de la Organización Mundial de la Salud ya que, si la desnutrición no se trata, puede ocasionar discapacidad mental y física, infecciones, múltiples enfermedades, invalidez y hasta la muerte.

Por el contrario, algunas poblaciones se enfrentan a un notable aumento de la OBESIDAD. Esta enfermedad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, 2,6 millones de personas a causa de la obesidad y el  sobrepeso. Aunque hace unos años era una preocupación asociada a los países de altos ingresos, en la actualidad la obesidad también es prevalente en los países en desarrollo.

Los cuidados y prácticas de alimentación adecuados requieren tiempo, atención y apoyo para los que padecen la enfermedad. Para ayudar a los niños y a otras personas que quizá no estén en condiciones de cuidarse solas, es necesario utilizar los recursos de manera eficiente. La enseñanza nutricional puede constituir un instrumento apropiado y eficaz para prevenir y resolver los problemas nutricionales.

Es muy difícil poder solucionar estos problemas, presentes en muchos países, de manera rápida, pero con la ayuda de todos se puede conseguir que algunos de ellos dejen de padecer estas enfermedades nutricionales. Los gobiernos, los asociados internacionales, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado tienen una función crucial en la prevención de esta situación.